Familiares de joven asesinado en Santiago aseguran este "no era un delincuente"



Santo Domingo, RD.
Gran indignación en el sector Licey al Medio de la provincia Santiago de los Caballeros tras la muerte de Miguel Moreno Paulino, quien según los familiares “perdió la vida a manos de agentes de la Dirección Central de Investigación (Dicrim)”.

La familia del occiso negó que se tratara de un “intercambio de disparos” como informó la Policía Nacional, ya que, según alegaron, Moreno no poseía armas de fuego.

También agregaron que fue acusado de tener varias fichas policiales, pero aseguraron que esa información es falsa.

Julio César Moreno, padre del occiso, pidió que se haga justicia: “mi hijo no ha tenido una ficha en este país, ellos dicen que lo buscaban desde 2019 y mi hijo nunca ha tenido una querella, nunca ha sido arrestado. Queremos justicia”, expresó.

Mientras que Edia Paulino, madre de Moreno, dijo que quiere que se limpie el nombre de su hijo porque “este no era ningún delincuente”, sin embargo, señaló que fue “acribillado a quema ropa”.

Según narró un primo de la víctima, cuyo nombre prefiere sea reservado, Miguel era un “joven de familia, muy querido por los comunitarios”, quien además era propietario de una banca de lotería, y poseía plantaciones de víveres.  

“Mi primo, no era un muchacho de problemas ni prófugo como ellos quisieron argumentar (Policía Nacional). Ya mi primo murió y nada le va a devolver la vida, pero me gustaría que se hiciera justicia”, expresó el familiar.


Las versiones familiares cuentan que Moreno fue arrestado por agentes del Dicrim y posteriormente murió a manos de estos. Los familiares hacen un llamado a las autoridades pertinentes a que se investigue el caso, y que la muerte de Moreno “no quede impune”.  

Otros testigos del lugar comentaron que al momento del arresto, en el vehículo donde se transportaban los miembros del Dicrim, se encontraba una persona que aparentemente era un civil.

Fuentes confirmaron a este medio que en el cadáver de Miguel Moreno se podían observar cuatro disparos, tres en el pecho y uno en la pierna.

Miguel Moreno Paulino, de 33 años de edad, murió tras un supuesto intercambio de disparos el pasado viernes 25 de noviembre. El fenecido era padre de un niño de cinco años que quedó en la orfandad.

Publicar un comentario

0 Comentarios