Ramón Pérez y sus versos irreverentes




Por:Ramón Núñez Hernández


Ramón Pérez es el educador, el filósofo y el poeta rebelde con sus versos irreverentes. Es el poeta del amor que, según reza el título Versos Irreverentes, levanta su voz de alarma declarándose contrario a los dogmas trazados por la retórica rancia y caduca, el poeta que manifiesta actitudes críticas y cuestionadora contra las reglas convencionales y los cánones establecidos por la sociedad, burlona o irónica hacia las creencias políticas, las creencias religiosas y, también, contra sus patrocinadores y sus seguidores sumisos.

Nació en la ciudad de Neiba, provincia de Bahoruco. Licenciado en Filosofía, por la Escuela de Filosofía, de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), academia donde labora como catedrático, y donde siguió los estudios de cuarto nivel, con maestría en Metodología de la Investigación Científica y el DEA con la Universidad del País Vasco, con salida al doctorado. 

Es autor de varios ensayos filosóficos, publicados en diversas revistas nacionales, como Academia, de la Escuela de Filosofía y la Revista Humanidades, de la Facultad de Humanidades, igualmente que poemas sueltos en las páginas del “Periódico Listín Diario” y en las redes sociales de Facebook e Instagram. Además, en la década de los 80, junto a Oscar Acosta, Abraham Méndez Vargas, Víctor Díaz, Dant Acosta, Bienvenido Julia y Leonicio Novas, participó en la fundación del Círculo de Escritores Post-tierra y, posteriormente, del Círculo de Escritores Guayacán. 

Versos Irreverentes es una parodia a las poesías de amor nerudiana, ideas que en mi opinión el poeta Ramón Pérez admite como válida y, que puedo afirmar, que, en ellos, tan pronto el lector entra a degustar los primeros poemas, siente en cada línea la influencia de los 20 poemas de amor y una canción desesperada, igualmente que, de otros volúmenes de poesías del gran vate chileno, Pablo Neruda, como Los versos del capitán y Cien sonetos de amor. Que, por cierto, todos con ausencia de los signos de puntuación, utilizando solo el punto final como para dejar bien claro, diciendo, aquí termino.

 

DESPACIO8

Ámame despacio

a pesar de la prisa

porque hoy

tú y yo haremos

historia

pintaremos el tiempo

con el color de tus ojos

y llenaremos con música

el silencio de esta noche

morena

pero ámame

despacio.


El poemario titulado Versos Irreverentes, consta de 120 poesías breves, donde los de mayor extensión oscilan entre 15 a 25 versos cortos, distribuidos en 120 páginas. Fue impreso por la Editora Búho, en mayo 2021. La diagramación y diseño de la portada está a cargo de Manuel Toribio. El color de la portada y contraportada es mamey intenso con caída algo oscuro, y la silueta de una mujer en estado de éxtasis, que es un referente al mensaje plasmado en la escritura poética: la poesía de amor. 

El poeta sureño, también introduce un sentido reconocimiento a anteriores cultores literarios de su pueblo natal, Neiba e igualmente, a otros contemporáneos suyos que lo motivaron y les sirvieron de inspiración, metiéndolo en el género de la poesía, estos son: primero a Neiba, la Neiba eterna que me vio nacer, luego a nuestros padres fundadores de la poesía y la narrativa: Apolinar Perdomo y Ángel Hernández Acosta; a nuestros mentores Julio Cuevas, Fernando Fernández Duval, Oscar Acosta, Dant Acosta, Víctor Díaz, Abraham Méndez Vargas, Alex Ferreras; a la nueva generación de Tony Rodríguez, Ramón de Jesús Núñez Duval y Gerson Méndez Vargas. Y a un hijo adoptivo de Neiba que no debe faltar, el poeta y narrador Luesmil Castor. (p. 13)     

Veamos sus palabras impresas en la presentación del poemario, Versos Irreverentes:

“Con esta colección de poemas que someto al escrutinio del lector exigente quiero satisfacer, también, el pedido de los amigos que sueñan, me lo han manifestado, con leer y acariciar mi poesía en las páginas de un libro. Confieso que la selección de mis poemas no fue fácil. Ningún trabajo intelectual lo es. La poesía, y la literatura en general, requiere entrega y pasión, dejar la piel. Quizás esto último explique la demora en el afán de alcanzar la perfección literaria, como si quisiera competir con los dioses en esa tarea divina.

Después de que las musas tomaron vacaciones, quien sabe por cuanto tiempo, me decidí a poner en las manos de los lectores y amigos esos Versos Irreverentes, y que sean ustedes los que juzguen y me condenen; irreverentes desde el primero hasta el último verso. Aquí no confieso que he vivido, como el poeta aquel, pero sí les puedo decir que encontrarán más de veinte poemas de amor. Esta primera producción consta de ciento veinticinco poemas breves, la canción desesperada la dejo como deuda.

Escoger el título tampoco fue fácil, recibí muchas sugerencias al respecto, las cuales agradezco, pero ya no podía demorar más tiempo y tenía que decidirme. Así surge Versos Irreverentes, si me preguntaran por qué me decidí por este título, tal vez no reciban la mejor respuesta, pero no puedo negar que en el fondo hay una intención de desafiar, desde la poesía, ciertas convenciones sociales conservadoras respecto al sexo, la mujer, lo erótico, etc., y demostrar que estos temas que nos hacen tan humanos son la cumbre de la belleza, reductora de los dioses.

Ya no digo más, lean y hablen ustedes, juzguen.”

Al leer las poesías de Ramón Pérez, todas enfocada en la temática del amor hacia la mujer y lo sexual, y, según dice el autor, “que en el fondo hay una intención de desafiar, desde la poesía, ciertas convenciones sociales conservadoras respecto al sexo, la mujer, lo erótico”, lo considero el poeta del amor. Pero del amor desahuciado, el amor en abandono por descuido y el amor donde el hombre canta a la dama y de nada sirve, porque no logra conquistarla. He aquí Versos Irreverentes y los versos más connotados a lo largo de la colección completa, porque los repite contantemente: “Cuando quieras recorrer mi piel a solas”. “Siempre acudo a tu piel / como el mendigo al cristal / abundante / Solo busco refugio bajo tu piel”. “porque necesito de tus pechos”. “Para sentirme cerca / debajo de mi piel”. “cuando acerca tu boca / a mis labios en llamas / a mis ansias”. “es un deleite / besarte / despacio”. “y te retuerces de placer / te muerdes los labios / hasta sangrar”. “De ellos es la gloria y la entrega / y la abundancia de tus / labios / de ellos es tu piel suave / impecable y sagrada / y tu coquetería”. “Pero más caliente / emerges de mi piel / tímida / a veces”. “Deja caer / tus deseos / sobre mi piel / reseca / de tu ausencia”. 

“Desnudarte”. Léelo y siéntelo con pasión porque es uno de los de mayor carga erótica. 

Amor mío / solamente quiero / estos ojos para acariciar / tu silueta / desnudarte de arriba abajo / poseer tu sonrisa / verte bailar en mis pensamientos / sin ropa / solo quiero estos ojos / para ver cómo te tongoneas / cuando recorres mi piel / casi en silencio / solo quiero estos ojos / para verte cada despertar / y verte danzar sobre las olas / solo quiero estos ojos / para verte. (p. 35)       

Pérez, Ramón, Versos Irreverentes. Editora Búho, República Dominicana, mayo 2021.


Publicar un comentario

0 Comentarios