Construcción de la presa Monte Grande estaría lista a finales de 2022


El director del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI), Olmedo Caba, anunció este domingo que la presa de aprovechamiento múltiple Monte Grande, que se construye en Barahona, estará lista a finales de 2022 si las condiciones climáticas y económicas lo permiten.

La obra favorecerá a 400,000 familias con agua potable, irrigación, energía eléctrica y control de inundaciones en las provincias Barahona, Bahoruco, Independencia, Pedernales y Azua.


Caba ofreció la información durante un recorrido por el proyecto, acompañado del presidente ejecutivo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Dante Mossi, entidad que financia la obra con US$249.6 millones.


Mossi dijo que está en el país para conocer las prioridades del Gobierno y que replicarán ese proyecto en otras naciones. Además, informó que instalarán una oficina de ese organismo financiero en Santo Domingo.


La inspección abarcó ocho puntos claves del proyecto, cuyo recorrido estuvo conducido por Eduardo Roque, director de ingeniería del Consorcio Monte Grande, que integran las compañías Constructora Andrade Gutiérrez y Servinca.


El primer punto fue en el mirador, donde se observa una panorámica del lago de la presa y la cortina o muro; luego procedieron a bajar justo al lugar donde se levanta el muro que tendrá una longitud de 2,240 metros y otros 60 de altura en núcleo de hormigón asfáltico.


En ese punto también se desarrollan obras de impermeabilización para evitar la filtración del agua debajo del muro que se levanta en el embalse, el cual almacenará 340 millones de metros cúbicos de agua y que suplirá 18 megas de energía, que representa dos tercio de la demanda de la región, así como abastecer de agua potable los acueductos del sur profundo.


Luego supervisaron las obras del desagüe de fondo, que tendrá dos vertederos: uno de servicio y otro de emergencia. El primero con capacidad para derivar 10 mil metros cúbicos de agua por segundo de forma automática, mientras que el segundo tiene una de las compuertas más grandes del Caribe, construida con 700 toneladas de acero por la empresa Servinca.


El recorrido también incluyó una inspección en el terraplén del núcleo asfáltico, planta de asfalto y otras estructuras de control y desvío del río Yaque del Sur, que es la fuente primaria de agua del proyecto para represar las crecidas que se producen en temporadas de lluvias.


Además, visitaron el centro poblado que alojará a 390 familias que fueron afectadas por la construcción de la obra y que serán reubicadas en una zona de mayor seguridad con igual número de viviendas.


En el recorrido estuvieron presentes, además, las gobernadoras de Barahona, Bahoruco y Azua, Dionis Maribel González, Juana Cristina Mateo y Ángela (Grey) Pérez Díaz, respectivamente; la senadora de Azua, Lía Ynocencia Díaz, así como el director del BCIE para República Dominicana, Hostos Rizik, entre otros ejecutivos y técnicos del BCIE, de la empresa constructora y del INDRHI.

Publicar un comentario

0 Comentarios